El ensayo clínico que podría

Adentity

Dobuss

Bebrand

Elena Páez. Un laboratorio español parece haber dado con la clave para poner límites al Alzheimer. Los resultados de un ensayo clínico que ha desarrollado Grifols, presentados en Barcelona, saca a la luz una nueva manera de tratar uno de los grandes males de la sociedad occidental. Al parecer, no será un fármaco el que lo cure, sino un procedimiento de extracción de plasma que limpiará el cerebro del cúmulo de proteínas neurodegenerativas que se asocia a la enfermedad.

Los pacientes en estadio moderado, al usar esta técnica, mostraron una ralentización del 61% en la progresión del Alzheimer, en comparación con las personas del grupo placebo.

La idea, básicamente, consiste en retirar una de las proteínas que se almacenan en los cerebros de pacientes con Alzheimer, llamadas beta-amiloide. Estas circulan en el plasma, unidas a la albúmina y al extraer dicho plasma, hacen limpieza y limitan así el impacto de la enfermedad en funciones cognitivas.

Esto se consigue a través de la plasmaféresis (técnica consolidada y segura que se basa en el recambio plasmático y se utiliza para algunas enfermedades autoinmunes) y su sustitución con albúmina (una proteína con múltiples propiedades terapéuticas bien tolerada).

Según comentaron los autores durante la presentación del estudio, los resultados han sido muy relevantes en el estadio moderado de pacientes.

Sin embargo, no hay ninguna modificación en la progresión de la enfermedad en las personas con Alzheimer leve. Y este es uno de los interrogantes que hay que analizar. Como señala García Ribas al comentar este estudio, «habrá que valorar qué diferencias hay entre los afectados leves y los moderados para entender por qué esta técnica funciona en un grupo y no en otro». Además, «habrá que ver si la albúmina es necesaria o sólo bastaría con la retirada de plasma, qué cantidad y durante cuánto tiempo, por ejemplo».

A raíz de este ensayo, las acciones de Grifols se dispararon ayer casi un 8,8% en el IBEX.

Compartir