Le niegan parte de su indemnización a una joven francesa, al considerarla parcialmente culpable del ataque machista que la dejó parapléjica

Adentity

Dobuss

Bebrand

Elena Páez. El Gobierno francés considera que el ataque de violencia machista que ha sufrió una joven ha sido parcialmente su culpa. La joven, que vivía con su novio, fue arrojada al vacío desde un segundo piso; quedándose así parapléjica de por vida.

La policía, que había acudido al domicilio anteriormente por otros episodios violentos, le aconsejó que se marchara. Pero la noche del 24 de agosto de 2013, aunque había tenido intención de marcharse, finalmente decidió volver porque no tenía medios para abandonar la ciudad ni conocidos alrededor, por lo que la mejor opción posible era volver a su casa, y no dormir en la calle. Fue entonces cuando su pareja decidió tirarla desde la ventana del segundo piso. Él ha sido condenado a 15 años de cárcel y ella estará atada a una silla de ruedas de por vida.

Debido a esto, la Comisión para la Indemnización de las Víctimas de Infracciones del Gobierno francés considera que la víctima, de 25 años, cometió una imprudencia al regresar a la casa en la que se encontraba su atacante. Legalmente se ha considerado que la responsabilidad de la lesión medular que padece la mujer es compartida, y por esto no se le asignará la totalidad de los 90.000 euros que le habían sido asignados en un principio y cobrará unos 67.500 euros. Esta decisión no es definitiva ya que la víctima ha apelado a los tribunales que decidirán en mayo de este año.

El caso, difundido por el periódico Le Maine Libre, ha sido muy mediático en Francia, como explica la secretaria de Estado Marlene Schiappa, ya que esta decisión es «incomprensible» y recuerda a todas las instituciones «que nunca una mujer debe ser considerada responsable de un ataque machista».

Compartir