El olivar de Málaga no encuentra jornaleros suficientes para recoger la cosecha

Adentity

Dobuss

Bebrand

Elena Páez. El olivar de Málaga no tiene suficientes jornaleros que recojan la cosecha. Del sector del olivar viven más de 23.000 olivareros. Éste olivar ocupa una superficie de 130.000 hectáreas, más que la suma de todos los cultivos malagueños juntos. Sólo este año el olivar ha generado una facturación agraria de 254,5 millones de euros, de los que 216 han correspondido al aceite de oliva y 38,5 a la aceituna de mesa.

El 31,6 % de la facturación total de la agricultura de la provincia (803,7 millones en 2018) es el olivar.  Además, el sector genera más de un millón de jornales cada campaña entre la cosecha de la aceituna de verdeo y la de almazara.

Aún así, a pesar de la abundante mano de obra que existe en el campo malagueño, los olivareros de la provincia no encuentran jornaleros para recoger la aceituna. Esto se ha convertido en una gran problema para muchos agricultores, especialmente los más pequeños, muchos de los cuales están ofreciendo jornales más elevados para poder garantizarse la recogida del fruto.

Básicamente, lo que ocurre en el sector desde octubre es que existen máquinas recolectoras paradas por falta de trabajadores y un grave problema para formar cuadrillas cualificadas para la campaña. Esto, hay que sumarlo al número indeterminado de olivareros que llevan semanas esperando para recoger su aceituna antes de que, como algunos prevén, continúe bajando el precio del aceite de oliva. 

Según el presidente de Asaja Málaga, Baldomero Bellido, una de las posibles razones ha sido que muchos olivareros, tanto malagueños como de otras provincias andaluzas, han adelantado la recolección ante la posibilidad de que el precio del aceite descienda.Esto ha provocado un colapso que ha dejado sin mano de obra cualificada a muchas zonas de Andalucía. También temen que les puedan robar las aceitunas, y por ello quieren recolectar antes. 

También, para Asaja otras de las razones puede ser la mejora de la economía de la provincia y en especial la reactivación de la construcción, que está provocando una fuga de mano de obra. Y a esto hay que sumarle la falta de relevo de generacional (agricultores que se hacen mayores y cuyos hijos no siguen con la actividad). Esto está provocando la proliferación de empresas de servicios que se dedican tanto la recolección como al mantenimiento de las explotaciones.

A su vez, ha habido una disminución de mano de obra inmigrante, y para el secretario del sindicado de Industria de CC OO en Málaga, Andrés González Gato, otra de las razones de esta falta de mano de obra en el olivar puede ser que haya coincidido la ejecución de las obras del Plan de Formación del Empleo Agrario (PFEA) con la campaña de la aceituna de almazara. 

Esto último ha llevado al secretario de Industria de CC OO a pedir que se le de la vuelta a las ayudas complementarias que reciben los trabajadores del campo (PFEA, renta agraria y subsidio agrario) para permitir el trabajo en momento punta.

Todo esto está llevando a los técnicos a diseñar las nuevas plantaciones pensando en cosechar la producción de un modo más eficiente y rápidos de manera mecanizada y con menos trabajadores. 

Compartir