Dos siamesas que tenían probabilidad de uno entre un millón de sobrevivir, cumplen 16 años de vida
Jannat y Zainab | Sunday Mirror

Adentity

Dobuss

Bebrand

CBN. Zainab y Jannat Rahman nacieron siamesas, unidas de pecho a abdomen y compartiendo un mismo hígado.

Y fue necesario realizar una operación pionera muy arriesgada para separarlas a las seis semanas de edad, ya que los médicos solo les daban una posibilidad de supervivencia de uno entre un millón.

Jannat y Zainab | Sunday Mirror

Sin embargo, aunque la habilidad y buen hacer de los médicos en una exitosa intervención logró separar físicamente a las pequeñas, su vínculo emocional inquebrantable siempre las ha mantenido firmemente unidas. Hasta físicamente se han separado sólo una noche en sus vidas.

Pero Zainab y Jannat acaban de cumplir 16 años, y son conscientes de que en un par de años eso podría cambiar, y que cada una podría tomar un camino independiente.

Zainab en principio quiere estudiar en la Universidad de Cambridge para lograr su sueño de ser pediatra en el Hospital Great Ormond Street, donde salvaron sus vidas.

Jannat, por su parte, está estudiando tres idiomas y quiere ir a la Universidad de Oxford. Le gustaría convertirse en abogada y vivir en Francia.

Zainab dijo: “Tal vez será difícil, pero creo que tenemos que ser independientes en algún momento”.

Jannat añade: “La gente nos pregunta sobre qué haremos cuando cada una vaya a estudiar a un sitio, pero creo que lo haremos. A medida que envejecemos, tenemos más confianza “.

Sin embargo, los padres,  que han visto crecer a sus hijas,  dondequiera que se encuentren, pretenden estar pendientes de ellas.

Lutero, el padre, de 42 años, comenta: “Me río cuando las escucho decir que, como sé, terminarán en el mismo lugar. Así que no estoy preocupado.

“Aunque se esfuerzan por ser diferentes entre sí, terminan haciendo lo mismo. Creo firmemente que es porque nacieron unidas”.

“Cuando eran más jóvenes, se sentaban en una habitación, se mirban, y sonreían, incluso antes de poder hablar. Siempre han tenido una conexión profunda “.

La madre, Nipa, de 36 años, se siente orgullosa de ver a sus chicas y nunca podía haberse imaginado cuando nacieron que llegarían en perfecto estado de salud a los 16 años.

Zainab y Jannat nacieron en el Hospital Homerton, en el este de Londres, en 2002, con un peso de 6 libras y compartiendo un hígado, el único órgano del cuerpo humano que puede regenerarse.

 Zainab  tenía el 60 por ciento del hígado y presentaba mejor estado de salud, mientras que Jannat sufría un agujero en su corazón.

El pronóstico de su supervivencia no fue bueno, pero los renombrados cirujanos de Great Ormond Street, el profesor Lewis Spitz y Edward Keily, se prepararon para la operación solo seis semanas después de su nacimiento.

Lutero dijo: “El día que las llevaron a la operación las sostuve en brazos y estaba llorando. Mis lágrimas cayeron sobre la cara de Jannat y ella me sonrió”.

Pero de esa primera operación tan compleja salieron, aunque no terminó todo ahí: Jannat tuvo otras seis operaciones para reparar su intestino y el agujero en su corazón y se quedó con una larga cicatriz en su pecho. Mientras las chicas celebraban el 16 con una gran fiesta, con DJ y 120 invitados, Zainab dijo: “Crecimos con la historia de lo que nos pasó”.

 “No hubo un día en que nuestros padres no lo mencionaron. Solo cuando nos hicimos mayores nos dimos cuenta de lo complicado que era todo y de la suerte que tuvimos ”.

Jannat todavía tiene que tener chequeos en su corazón, pero por lo demás no ha sufrido ningún mal  por ser la gemela más enferma. Lutero, orgulloso, no puede esperar a ver qué pueden lograr sus hijas.

“Para mí, incluso hoy en día saber que todavía están aquí con nosotros, es increíble”, dijo.

 “Les digo que hagan lo que quieran, logren lo que quieran. Quiero decir a otras familias con niños enfermos que no pierdan la esperanza. Siempre hay una oportunidad.”

Compartir