Logran prolongar la vida en más de 3 años a pacientes con cáncer avanzado de cabeza y cuello con inmunoterapia

Adentity

Dobuss

Bebrand

CBN. Una nueva inmunoterapia puede prolongar en gran medida la vida de personas con cáncer avanzado de cabeza y cuello, y algunos de ellos viven durante tres años o más, según informa un nuevo estudio clínico.

En general, el fármaco empleado obtuvo beneficios significativos para los pacientes, ya que el 37% de los pacientes que lo recibieron sobrevivieron por un año o más, en comparación con solo el 26,5% de los que recibían atención estándar.

Pero los resultados fueron particularmente significativos entre el grupo de personas que respondieron al pembrolizumab, con una respuesta media de 18,4 meses, en comparación con cinco meses para la atención estándar.

El gran ensayo clínico internacional fue dirigido por un equipo en el Instituto de Investigación del Cáncer de Londres y en el Royal Marsden NHS Foundation Trust, e involucró a 97 centros médicos en 20 países.

El ensayo fue patrocinado y financiado por Merck & Co., Inc., conocido como MSD fuera de los Estados Unidos y Canadá, y los resultados se publicaron en The Lancet este pasado viernes.

Pacientes que ven desaparecer su cáncer

El fármaco se evaluó en un ensayo de casi 500 pacientes con cáncer de cabeza y cuello muy avanzado que se había extendido por todo el cuerpo y que ya se había vuelto resistente a la quimioterapia con platino, el tratamiento de primera línea para la enfermedad.

Unos 247 pacientes fueron asignados al azar a pembrolizumab y 248 a atención estándar: quimioterapia o el agente dirigido cetuximab.

Cuando la quimioterapia o las terapias dirigidas dejan de funcionar, las opciones de tratamiento para las personas con cáncer avanzado de cabeza y cuello son limitadas, y normalmente se espera que sobrevivan durante menos de seis meses.

Los pacientes del ensayo que recibieron pembrolizumab sobrevivieron durante una mediana de 8,4 meses con pembrolizumab y 6,9 meses con tratamiento estándar.

Pero una minoría de pacientes respondió extremadamente bien al pembrolizumab: 36 pacientes vieron cómo su cáncer desaparecía parcial o completamente, y algunos todavía están libres de cáncer tres años después de haber recibido el medicamento por primera vez.

Menos efectos secundarios graves

El pembrolizumab también causó menos efectos secundarios graves que los medicamentos aprobados actualmente: el 13 por ciento de las personas que recibieron la inmunoterapia experimentaron efectos secundarios graves, en comparación con el 36 por ciento de las personas que recibieron el tratamiento estándar.

Los investigadores del Instituto de Investigación del Cáncer (ICR, por sus siglas en inglés) y The Royal Marsden esperan que el pembrolizumab sea una opción de tratamiento más inteligente y más necesaria para las personas con cáncer avanzado de cabeza y cuello.

El pembrolizumab actúa eliminando los frenos de la capacidad del sistema inmunitario para atacar a las células cancerosas, y ya está aprobado para su uso en algunas personas con cáncer de pulmón, cáncer de piel y linfoma.

“Me gustaría ver el pembrolizumab aprobado para la clínica”

El profesor Kevin Harrington, profesor de terapias biológicas contra el cáncer en el Instituto de Investigación del Cáncer de Londres y consultor de The Royal Marsden NHS Foundation Trust, dijo:

“El cáncer de cabeza y cuello es extremadamente difícil de tratar una vez que regresa o se propaga, y el pronóstico para los pacientes una vez que otras terapias han dejado de funcionar es muy malo.

“Nuestros hallazgos muestran que la inmunoterapia con pembrolizumab prolonga la vida de las personas con cáncer de cabeza y cuello avanzado en general, y en un grupo de pacientes tiene beneficios realmente espectaculares. También es un tratamiento mucho más suave que los aprobados hasta la fecha.

“Me gustaría que se aprobara el uso de pembrolizumab en la clínica, para que a las personas con cáncer avanzado de cabeza y cuello se les ofrezca la posibilidad de una vida más larga y una mejor calidad de vida”.

“También hay una necesidad urgente de averiguar cómo podemos identificar de antemano qué pacientes pueden beneficiarse, dado que algunas de estas personas pueden hacerlo mucho mejor que con el tratamiento estándar”.

El profesor Paul Workman, director ejecutivo del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, dijo:

“Las inmunoterapias ya están revolucionando el tratamiento para varios tipos de cáncer, y me complace ver que el nuevo medicamento pembrolizumab ahora muestra beneficios en el cáncer avanzado de cabeza y cuello”.

“El próximo gran desafío es diseñar inmunoterapias que puedan funcionar para muchas más personas, de modo que más pacientes puedan beneficiarse de los tipos de respuestas tan espectaculares que hemos visto en algunos pacientes en este ensayo”.

Paciente: ‘Ha permitido un gran cambio en mi vida’

Derek Kitcherside, de 69 años, está vivo y bien después de dos años de tratamiento en el ensayo de pembrolizumab en The Royal Marsden NHS Foundation Trust y The Institute of Cancer Research, Londres.

“Me diagnosticaron cáncer de laringe por primera vez en 2011, pero luego comencé a recibir la remisión rápidamente después de recibir los tratamientos estándar. Volví a disfrutar de mi jubilación, hasta que volví a tener síntomas, como toser sangre, en enero de 2014. Pensé que era la recurrencia del mismo cáncer, pero resultó que tres o cuatro tumores se habían extendido a mi pulmón derecho. Me dijeron que tenía carcinomas de células escamosas de cabeza y cuello, que eran inoperables y probablemente incurables”.

“Los tratamientos estándar de radioterapia y quimioterapia en realidad no estaban haciendo mucho por mí en esta ocasión. Mis tumores seguían creciendo y me dijeron que no había mucho más que los médicos pudieran hacer.

“Tuve mucha suerte de conseguir un lugar en el ensayo de pembrolizumab de The Royal Marsden y comencé el tratamiento en mayo de 2015. Viajé desde Leicester cada tres semanas durante tres años. Mi tumor comenzó a reducirse progresivamente y me sentía un poco mejor cada vez que iba, lo que marcó una gran diferencia en mi vida y pude volver a la normalidad”.

“Ahora me realizo tomografías computarizadas (TACs) cada nueve semanas, que aún muestran una enfermedad estabilizada y una ligera reducción del tumor cada vez. Es notable cómo he respondido a esta medicacion y no creo que estuviera aquí sin ella “.

Compartir