El comercio cordobés se alía con Cruz Roja en pos de la inserción laboral

DiagonalCQ

Elena Páez. Distintos establecimientos comerciales de Córdoba se han aliado en las últimas semanas con Cruz Roja en pos de la inserción laboral, en especial de aquellas personas con más dificultades para hacerse un hueco en el mercado de trabajo.

Esta colaboración beneficiará a cerca de medio centenar de cordobeses y cordobesas desempleados que, en el marco de diferentes iniciativas del Plan de Empleo de la institución humanitaria, podrán realizar en estos meses -ya con el inicio de la campaña de Navidad a la vuelta de la esquina- sus prácticas en diferentes tiendas y comercios de la capital.

Así, la vinculación entre el sector del comercio y Cruz Roja repercutirá en menores de 30 años de proyectos como el ‘Incorpora’ –financiado por la Obra Social La Caixa-; mujeres integradas en los “Puentes hacia el empleo”; mayores de 45 años participantes en el proyecto de inserción laboral dirigido a este grupo de población; y otros colectivos en riesgo de exclusión que forman parte de los “Itinerarios de difícil inserción”.

La implicación de todos estos establecimientos en la labor de integración laboral que realiza la institución humanitaria confirma al sector del comercio como uno de los que más se ha comprometido en el “Reto Social Empresarial” impulsado desde hace un par de años por Cruz Roja con objeto de forjar alianzas por el empleo con el empresariado cordobés.

Con esta iniciativa -–co-financiada por el Fondo Social Europeo, a través del Programa operativo de Inclusión Social y Economía Social (Poises), y el Ministerio de Empleo y Seguridad Social-, la entidad persigue acercarse más al sector privado como paso fundamental para ayudar a las personas atendidas desde su Plan de Empleo a dejar de engrosar las listas del paro.

En el marco del ‘Reto Social Empresarial’, la organización tiene en marcha además la campaña de sensibilización ‘Contrata Sin’, con la que persigue eliminar las barreras para la inserción laboral de personas mayores de 45 años y jóvenes (“Sin fecha de caducidad”), mujeres (“Sin género de dudas”) e inmigrantes (“Sin denominación de origen”).

Desde el año pasado, la entidad ha promovido una larga y variada lista de actividades dentro de dicha campaña, que incluyen desde un reparto de claveles por la igualdad hasta jornadas sobre el beneficio social y económico de las plantillas intergeneracionales, pasando por el trabajo de competencias personales a través de la equinoterapia o el mindfulness, una maratón  de entrevistas de trabajo con “currículos ciegos”, colaboraciones con el sector hostelero, charlas empresariales y mesas redondas sobre la masculinización de determinados sectores productivos, entre otras.

Compartir