Adentity

Dobuss

Bebrand

María Morales. La firma de lujo británica Burberry confirmó este jueves que no volverá a usar pieles de animales para sus creaciones ni a quemar las prendas y complementos que no logre vender. Según la compañía textil, en la próxima temporada —que verá la luz a mediados de mes— no habrá productos fabricados con pieles de animales y, los ya existentes, «se retirarán del mercado de manera gradual».

Igualmente, la firma anunció que dejará de quemar aquellos productos que no logre vender al final de cada temporada. «Ya reutilizamos, reparamos, donamos o reciclamos los productos que no logramos vender. Nuestra intención es ampliar estas acciones», apuntó. El pasado mes de julio, un informe anual de Burberry reveló que la marca de lujo había destruido todas las creaciones sobrantes en 2017, valoradas en unos 28,6 millones de libras (32 millones de euros).

Esta práctica, justificó, se llevaba a cabo con el objetivo de impedir que sus diseños fueran robados o vendidos a un precio inferior al que corresponde. Los cambios coinciden con la llegada de su nuevo director creativo, el que fuera diseñador de Givenchy, Riccardo Tisci, quien presentará su primera colección para la firma el próximo 17 de septiembre en el London Fashion Show.