El biólogo español Alvaro Fernández logra alargar la vida de ratones un 10% y espera lograrlo en personas

DiagonalCQ

CBN. Vivir eternamente es el sueño de muchas personas, aunque es algo imposible. Con el avance de la medicina la esperanza de vida ha aumentado en la mayoría de los países.

Con el afán de poder vivir un poco más, un equipo de científicos, liderado por el español Álvaro Fernández, reconocido biólogo, realizó un experimento para aumentar la longevidad de un centenar de ratones.

Tras los estudios, los roedores, custodiados en las instalaciones de la Universidad de Texas, en la ciudad estadounidense de Dallas, vivieron un 10 % más y con más salud. Solo el 13% sufrió un cáncer, frente al 32% habitual, según informa Diario Hoy.

La clave, explica Fernández, es la autofagia, el sistema de reciclaje de las células. El japonés Yoshinori Ohsumi ganó el premio Nobel de Medicina en 2016 por descubrir los mecanismos de este proceso, mediante el cual una célula destruye sustancias nocivas y aprovecha sus componentes.

Esta maquinaria celular sirve como sistema de control de calidad para eliminar moléculas defectuosas que surgen con el envejecimiento. Y la célula también emplea la autofagia para suprimir virus y microbios invasores.

Los científicos introdujeron en los ratones una mutación genética que provoca un pequeñocambio en la estructura de una proteína esencial para la autofagia. Como resultado, el reciclaje aumenta en todas las células del cuerpo.

Los investigadores, con cautela, sugieren que la activación de este mecanismo podría ser, al menos por ahora, “una manera efectiva y segura” de “fomentar la esperanza de vida con salud de los mamíferos”. El equipo de Fernández busca ahora un posible fármaco que consiga el mismo efecto que la modificación genética y alargue la vida con salud de los ratones. Después habría que intentar saltar el abismo que separa a los roedores de los humanos.

“Lo que buscábamos con este ratón no era solo comprobar si aumentando la autofagia podíamos extender la vida, sino también comprobar si puede resultar en una vida más saludable. No sólo vivir más, sino vivir mejor”, resume Fernández. Su trabajo muestra, además de una reducción drástica de los tumores, menos efectos del envejecimiento en el corazón y en los riñones.

Compartir