GOIKO. Hamburguesas, buen rollo y mucha fiesta.

DiagonalCQ

Dobuss

¡Y se armó la fiesta!

Así se veía ya desde las afueras del local que en Gran Capitán, la cadena Goiko ha inaugurado recientemente en Córdoba. Todo hasta ahora han sido buenas críticas y sensaciones, pero faltaba una inauguración oficial que demostrase lo que el boca a boca venía vociferando calle a calle.

¡Y se lio! ¡Vaya que sí!

Porque Goiko viene con unas pretensiones muy altas a esta ciudad: desmitificar el mundo burguer y dar un nuevo aire, un chip diferente a la comida cordobesa.

Su evento inaugural fue toda una muestra, ¡qué pelotazo! Solamente cruzar la puerta de Goiko, te puedes dar cuenta que algo más cosmopolita, más actual, más artesano, más enraizado y sobre todo más enrollado, te está esperando dentro.

El evento party-burguer, como así lo han denominado algunos eruditos del marketing y la socialmedia, congregaba a un amplia muestra del guion top de esta ciudad: influencers, empresarios, representantes de colectivos y público de a pie, tal vez este último va a ser el que más trascendencia va a tener, no porque lo afirme yo a modo de capricho, sino porque su medio de acción, el boca a boca, es la publicidad más fiable.

Como fiesta de inauguración lo tuvo todo: buena música en directo, comida de carta de calidad, mucha cerveza helada, casino y sobre todo una buena onda increíble.

Hasta aquí parte del evento, ahora bien, me voy a centrar, en lo que a mis lectores más les va a interesar, la parte del “ñan ñan”. Desde primera hora se sirvieron una amplia muestra de hamburguesas que estoy seguro que van a marcar un nuevo hito en el mundo burguer de esta ciudad.

Lo primero que es interesante contaros es sobre su carne: Utilizan carne de vaca nacional que pican a diario, nunca congelan y de ahí nace parte del éxito de esta marca. Se nota en cada bocado, cuando muerdes la hamburguesa la parte exterior tiene un crujiente parrilla que se ve refrescado por la picada de carne interior jugosa y fresca. Tal vez no todos en algún momento hemos estado preparados para diferenciar en nuestra boca cuando una carne ha pasado o no por el congelador .En las carnes congeladas, la cristalización hace que se rompan las fibras de la propia carne y que se pierdan gran parte de los jugos, esto en Goiko no pasa, carne fresca 100% natural que se nota que ha sido trabajada manualmente. En la boca ya ni os cuento.

Dentro de las que pude probar, os puedo asegurar que todas eran merecedores de un “Oscar grill” pero os voy hablar de mis dos preferidas:

Chipotle: Es una hamburguesa acompañada de un guacamole fresco, se nota sobre todo en sus irregulares cortes del aguacate, pero si algo le da alma a esta hamburguesa aparte de su sabrosa carne que ya os he mencionado, es su salsa especial y casera de chipotle, picante, dulce, fresca, ardiente a su vez, lo tiene todo para cualquier amante del fuego mejicano en lengua.

M-30: Es tan funcional y conectora como el propio nombre indica, no conozco el origen de su nombre, pero la madrileña es una buena excusa para llamarla así. Esta hamburguesa es capaz de hacer un remix entre los sabores más tradicionales y castizos hasta la puesta en marcha de las primeras innovaciones culinarias. Cebolla caramelizada y un buen corte de queso de cabra al grill, hacen cada bocado una cátedra de sabor.

Es cierto que la carta es mucho más extensa, rodeada de grandes bowls de frescas ensaladas y serie de hamburguesas especiales que son para perder la cordura. Terminar siempre con sus postres, os lo recomiendo, son unos maestros del chocolate, el helado y los frutos secos.

Claro que si después de este atracón de buena mesa, lo amenizas con música en directo, la entrañable compañía del jurista rubio, la “surfer girl” de la familia y tronco pijo, pues haces una velada perfecta.

Después de toda gran cena el cuerpo necesita digerir con algo fresco y divertido, pues nada mejor que una GOIKOPITA, Cóctel del Caribe con zumo de naranja, ron Santa Teresa, licor de plátano y jarabe de jengibre y guindilla (así lo menciona ellos en su página, pero es que está increíblemente bueno).

Solo me queda invitaron a que os saquéis la camisa por fuera, os aflojéis la corbata, os deis un toque de colorete y color de labios y vayáis a disfrutar de este nuevo restaurante en Córdoba, que seguro que dará mucho que hablar, de momento de comer ya os lo puedo asegurar.

Como siempre os digo la buena mesa no es tan importante como la buena compañía, y por suerte en GOIKO vais a encontrar las dos cosas. Hasta pronto amigos.

Compartir