Eva Giménez, la madre coraje con esclerosis múltiple que correrá por segunda vez la Titan Desert

DiagonalCQ

Dobuss

Eva Giménez atravesará, por segunda vez, el desierto del Sahara en la prueba de ciclismo de montaña más dura del mundo, la Titan Desert, para conseguir fondos con los que sufragar la investigación médica que puede curar la enfermedad rara que padece su hijo Nacho, de 8 años.

En una entrevista a EFE, Eva Giménez, que tiene un 49 % de discapacidad ya que padece esclerosis múltiple, ha explicado que está muy esperanzada con el trabajo de los dos equipos de los hospitales públicos Vall d’Hebron, de Barcelona, y Nuestra Señora de Candelaria, de Tenerife, que investigan la enfermedad de Dent que tiene su hijo pequeño.

Estas investigaciones, que desarrollan dos expertos y tres becarias, están sufragadas al cien por cien por la Fundación ASDENT, que la familia de Nacho, de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), puso en marcha hace unos años y que actualmente cuenta con más de 500 socios.

Hasta ahora, la Fundación ha conseguido 1,5 millones de euros destinados a la investigación y este año ha de aportar otros 250.000 euros a Vall d’Hebron para continuar con la búsqueda de la cura.

Compartir