Un perro sordo aprende lenguaje de signos
Adentity

DiagonalCQ

Dobuss

María Morales. Con tan solo 10 meses de vida, Ivor, un perro Staffordshire que nació sordo, ha tenido que pasar por cinco abandonos. Su discapacidad no era entendida -o no quería ser entendida- por los hogares por los que estuvo de paso hasta llegar al definitivo.

Ivor pasó por la RSPCA (Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals), una organización que vela por el bienestar de los animales. Cuando llegó a la institución, Ivor tenía graves problemas de confianza, por lo que el personal del centro lo apoyó para ayudarlo a convertirse en un perro valiente.

Amor y atención fue lo que Ivor necesitó para salir adelante y aprender el lenguaje de señas que le permitiría comunicarse. Ellie Bromilow fue quien le dio un hogar definitivo a este perrito y comentó que “ya había aprendido las señas para ‘sentarse’ y ‘venir’ del personal en el centro de RSPCA, pero ahora sabe otras señas, como ‘tumbarse’, ‘quedarse’, ‘desaparecido’ y está aprendiendo más y más”.

Compartir