Los padres de Marcos Carribero, de 14 años, acuden al Congreso solicitando ayuda después de 45 operaciones de su hijo

Alba Cardenas

Alba Cardenas

DiagonalCQ

Diagonal

Dobuss

CBN. Juan Carribero, padre de Marcos, el niño jerezano que sufre tres cardiopatías severas congénitas, ha acudido este pasado miércoles al Congreso con la idea de reunirse con el diputado del grupo EAJ/PNV, Joseba Agirretxea, para solicitarle ayuda para hacer frente a los elevados costes a los que se tiene que continuar sometiendo el pequeño.

Con 14 años, el joven Marcos ha pasado ya 45 veces por quirófano, la primera de ellas a los 14 días de nacer. Estas cardiopatías, catalogadas dentro de las enfermedades raras, han llevado a los padres a vender sus pertenencias e hipotecar su casa.

En más de una ocasión, después de que en hospitales de España no les garantizasen el éxito de las operaciones, han viajado a Boston, donde “tenía un 98% de probabiliades de sobrevivir, frente al dos o tres por ciento que daban en España”, ha asegurado Carribero, que ha apuntado que esta operación en concreto costó 98.000 euros. Ahora ha acudido al Congreso gracias a la plataforma Osoigo.

“Estamos atados de pies y manos, sabemos que habrá familias en las mismas circunstancias, pero nosotros vivimos de alquiler y no podemos pagarlo”, ha implorado el padre, que ha pedido que “nos ayuden, son casos únicos y deberían tener atención y ayudas”. Además, ha confesado que recibe la ayuda de la Ley de Dependencia pero no aumenta la prestación pese a que sí lo hace el grado de minusvalía del menor.

“Este tipo de ayudas necesitan de un banco a tu lado dándole vida a tu hijo”, ha apuntado. La familia del niño, que se opera a través de la medicina privada porque usan técnicas menos agresivas, está “cansada de pedir donativos”, según ha asegurado el padre. Es por esto que pide que “alguien del Gobierno o de la Junta de Andalucía se haga cargo del coste de las intervenciones que se realicen en España”.

La próxima intervención del pequeño Marcos consiste en una operación de cadera requerida por una trombosis que sufre tras operarse del corazón en Sevilla y “por una falta de atención en el operatorio”, lo que le provocó que se quedase sin oxígeno en el cerebro. “A los pocos días le operaron de la cabeza y le pusieron una válvula con un tubo de derivación en el peritoneo, eso le ha acarrerado 17 operaciones, secuelas de trombosis y pérdida de visión”, ha manifestado el padre.

La cadera del pequeño, debido a la trombosis y a la falta de movilidad en esa zona, se ha fracturado y necesita una operación que no sea agresiva, por lo que está previsto que le opere el doctor Ángel Villamor Pérez que según ha afirmado el padre, es el que operó de la cadera al Rey Juan Carlos. Villamor ya ha operado sin coste a Marcos una vez, ahora está previsto que lo haga de nuevo pero “no se sabe si tendrá un coste”, según ha dicho Juan.

Por todo esto, Carribero ha leído al diputado del PNV una serie de propuestas, entre las que destacan que los niños con este tipo de patologías graves que acudan a urgencias tengan prioridad y se facilite el descanso de sus familiares una vez que estén ingresados, debido a que “las estancias suelen ser largas”. En otro de los puntos solicita, para las familias de los niños, una tarjeta para costear desplazamientos a hospitales, peajes o servicios varios, para que “no tengan que pagar nada”, mientras que ha pedido que se dote de equipos técnicos más modernizados a los cardiólogos de la sanidad pública.

Agirretxea, por su parte, ha tildado la situación de esta familia de “dramática” al tratarse de “un niño que tiene ya 45 operaciones”. Por ello, ha agradecido “el coraje del padre” al tiempo que ha brindado su ayuda para “abrir vías para que la situación de Marcos sea aliviada y se busquen soluciones”. “Si tenemos que hacer algo, lo haremos”, ha sentenciado el diputado, que se ha comprometido con Juan a “indagar qué posibilidades hay para ver si la sanidad española es capaz de solucionar el problema”.

Compartir