Alba Cardenas

DiagonalCQ

Dobuss

CBN. Rafa Nadal ha logrado de forma incontestable el 16º Grand Slam de su carrera tras superar al sudafricano Kevin Anderson en tres sets, 6-3, 6-3 y 6-4 en algo más de dos horas de partido.

Poderoso y preciso en su saque, eficaz a la hora de mover a su altísimo oponente de un lado a otro de la pista y restando magistralmente, ha hecho valer la gran diferencia existente entre los dos jugadores en el momento actual.

Porque enfrentarse en este momento a Rafa Nadal es tan complicado como hacerlo en el momento más álgido de su carrera. Tras dejar atrás sus problemas físicos y posteriormente de confianza, la propia madurez deportiva que ha adquirido el tenista balear le hace prácticamente imbatible cuando se encuentra en plenitud de forma.

Anderson, que se coló en la final tras derrotar a nuestro compatriota Pablo Carreño en semifinales, sólo pudo sumar juegos sobre la base de su potente servicio y restos ganadores, ya que Rafa Nadal no ha llegado a cometer prácticamente errores forzados.

Los dos primeros sets tuvieron un desarrollo parecido, con una mayor resistencia del sudafricano en el arranque del partido, en el que llegó a estar igualado a 3, hasta que Rafa Nadal sumó tres juegos consecutivos.

El segundo set comenzó con Rafa Nadal cogiendo pronto la delantera, rompiendo el servicio al sudafricano, para mantener la diferencia cómodamente hasta cerrarlo por otro 6-3.

El tercer y último set comenzó con break de Rafa Nadal al servicio de Anderson, poniendo el partido muy favorable para sus intereses. No se encontraba cómodo el sudafricano, que sólo podía ir a remolque. A pesar de ello mantuvo sus posteriores servicios evitando que el tenista español se marchara definitivamente en el marcador y hacia la victoria, y de la misma forma, Rafa Nadal era consciente de que manteniendo su servicio saldría campeón de Flushing Meadows.

Pero el orgullo de Anderson se mantuvo hasta el último momento, salvando una bola de partido de Rafa Nadal cuando el tercer set iba 5-4 arriba sacando Rafa, para caer derrotado acto seguido.

Con este importante triunfo, el tenista español logra su 16º título de Grand Slam, superando a Pete Sampras y se queda sólo a tres títulos de los 19 que posee Roger Federer.

 

 

Compartir