campo

Alba Cardenas

DiagonalCQ

Dobuss

Redacción. Asaja Córdoba destacó la labor de los titulares de explotaciones agrícolas, ganaderas y forestales y cinegéticas como aliados en la lucha contra los incendios. “No se puede olvidar la importantísima labor que los profesionales del sector agrario, ganadero, cinegético y selvícola desempeñan a lo largo de todo el año para contribuir a que no ocurran grandes incendios cuando llega la época de peligro” manifestó el presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa.

El pastoreo, los desbroces, las podas, o los aclareos de arboleda forestal llevados a cabo por todos ellos, reduce de forma muy importante la cantidad de combustible vegetal susceptible de arder. Además, rompe la continuidad de la vegetación, tanto vertical como horizontalmente, evitándose la propagación de las llamas. Es por ello por lo que el papel del sector privado es crucial de cara a evitar grandes incendios, como el ocurrido recientemente en la provincia de Huelva, lo que queda demostrado cuando la mayoría de los montes que se queman son de titularidad pública.

Además, la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Córdoba lanza en estos días de altas temperaturas un mensaje de advertencia y colaboración dirigido a todos los ciudadanos, en especial a los que transiten en estos días por las zonas rurales. A diario están ocurriendo conatos e incendios, que gracias a la efectividad en la extinción del Plan Infoca, quedan en siniestros se escasa superficie. Pero a pesar de lo anterior, es labor de todos prevenir la ocurrencia de incendios forestales, máxime cuando las temperaturas que nos acompañan superan los 45 grados. En materia de incendios forestales, existe la denominada “regla del 30, o de los tres 30”, en base a la cual, cuando en un lugar existen temperaturas de más de 30 grados, vientos de más de 30 kilómetros por hora y una humedad relativa de menos del 30%, el riesgo de incendio se dispara. Precisamente en estos días nos encontramos con frecuencia en estas circunstancias.

Para ello, son importantísimas las ayudas forestales que debería ofertar la Consejería de Medio Ambiente, pero Asaja lamenta que desde 2012 no se convocan. Existen dos líneas de ayudas que regulan esto, por un lado, una de ellas concede subvenciones para la realización y conservación de cortafuegos en los montes, así como de charcas para acumulación de agua con posibiidades para captación en extinciones. Y por otro lado, la línea de gestión forestal, a través de la cual, se conceden ayudas para realizar trabajos selvícolas que mejoren la vegetación de los montes, y reduzcan las cantidades de combustibles vegetales. Se suelen conceder ayudas para actuaciones como desbroces, aclareos, podas, resalveos…etc.

Asaja recuerda que la Ley 5/99 de prevención y lucha contra los incendios forestales en la Comunidad Autónoma de Andalucía, recoge entre otros muchos asuntos la obligación que cumplen todos los titulares de terrenos forestales (incluidas las dehesas) de elaborar Planes de Prevención de Incendios y presentarlos para su aprobación ante la Consejería de Medio Ambiente. En estos planes, se recogen y detallan los cortafuegos que los propietarios se comprometen a repasar cada año, así como los puntos de agua captable, los accesos, o los carriles de las fincas. Los propietarios asumen íntegramente, cada año, los costes económicos que les supone cumplir estas exigencias ante la administración en beneficio de la sociedad en su conjunto.

Compartir