Mercadona lanza una crema de cinco euros que las perfumerías venden por 60

Adentity

Dobuss

Bebrand

Redacción. Mercadona lanza al mercado una crema que en las perfumerías lleva el nombre de Revitalizing de Alain. Se trata de una crema facial anti-edad “revitalizante y reestructuradora” con ácido ribonucleico (RNA) y ácido desoxirribonucleico (DNA) de 50 mililitros. El precio en los centros de estética ronda los 60 euros y en la propia página web del fabricante asciende hasta los 80 euros.

En Mercadona, la misma crema con los mismos ingredientes, los mismos principios activos y producida en los mismos reactores y mezcladores de una fábrica en Granada, lleva el nombre de Sisbela. El precio en la cadena de supermercados es de cinco euros.

El producto fue diseñado hace 40 años por el francés Alain Ganancia, que la ha ido perfeccionando durante los últimos años con principios activos que va descubriendo la industria cosmética. Se trata de nuevas moléculas cuya eficacia han ratificado los departamentos de investigación y desarrollo de las compañías que trabajan para las multinacionales de la cosmética.

La diferencia de precio es abismal. El propio creador de la línea Alain Cosmetics, que nunca llegó a pensar en que sus creaciones terminarían en una cadena de supermercado, lo explica.

“Con la venta en perfumerías o venta directa, las cantidades son más escasas. Mercadona compra en cantidades enormes que permite al fabricante multiplicar exponencialmente sus volúmenes de producción. Aunque la ganancia sea sumamente reducida, con los enormes volúmenes de Mercadona puedes obtener mayor rentabilidad vendiendo a cinco euros en los supermercados que vendiendo en 60 u 80 euros en otros establecimientos”, explica el creador de la crema, que hoy se dedica a charlas y presentaciones de belleza y cosmética.

El experto en cosmética admite que, “por suerte o por desgracia”, la diferencia de precios es enorme entre la perfumería y la cadena de supermercado, pero explica que el producto no es “agua, aceite y perfume” como muchas cremas baratas sino una formula con principios activos y con alta concentración.

Las empresas cosméticas reducen beneficios reduciendo proporción y componentes de los principios activos, algo que nunca ha hecho el creador de la crema, según explica. “Si la recomendación del fabricante del principio activo es colocar entre 1 y 10, nunca he colocado 1, sino como mínimo 5”, explica el cosmetólogo francés.

Compartir