Cruz Roja reparte ropa de abrigo entre personas sin hogar

El voluntariado de la entidad atiende estos días a unos 40 indigentes cada una de las tres noches a la semana que sale la Unidad de Emergencia Social (UES).

UES con indigentes en las calles de Córdoba.
UES con indigentes en las calles de Córdoba.

Redacción. El voluntariado de Cruz Roja comienza hoy a repartir entre las personas sin hogar de la ciudad distinta ropa de abrigo que les permitan protegerse ante el drástico descenso de las temperaturas experimentado en los últimos días. Así, además de la habitual entrega de comida y bebida reparadora, el personal de la Unidad de Emergencia Social (UES) de la institución humanitaria ofrecerá a la población ‘sin techo’ prendas invernales tales como gorros, guantes, calcetines, polares, chubasqueros y bufandas.

Dicho  dispositivo, conformado íntegramente por voluntariado, recorre tres noches a la semana las calles de la capital para ofrecer a la población ‘sin  techo’ comida y bebida reparadora y apoyo humano. Además de ello, este recurso –financiado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad- sirve de enlace para intentar, en la medida de lo posible, integrar al colectivo de personas sin hogar en la red de asistencia normalizada, con objeto de promover de este modo su inclusión en la sociedad.

En estos últimos días, el voluntariado de Cruz Roja ha atendido en cada una de sus salidas a unas 40 personas que viven en la calle, una cifra inferior a las alrededor de 70 de finales de año dado el aumento de recursos municipales para dar respuesta a la ola de frío.

El perfil habitual de la persona que duerme en la calle en Córdoba ha variado mucho en los seis años que lleva en funcionamiento esta iniciativa; ahora en torno al 85 por ciento de los indigentes que reciben el apoyo de la institución humanitaria son cordobeses y cordobesas a los que la crisis, la falta de una red de apoyo y otras circunstancias han conducido a esta situación de extrema vulnerabilidad. Personas en su mayoría con edades comprendidas entre los 30 y 50 años y que, en un buen número de casos, tienen problemas de salud mental añadidos.

A día de hoy, son alrededor de 70 las personas que participan como voluntarias en este proyecto, que se realiza en coordinación con el resto de entidades que conforman la Red CO-HABITA de atención a personas sin hogar, de la que también forman parte Adeat, Fundación Prolibertas, Cáritas, Cruz Roja y el propio Ayuntamiento de Córdoba.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.