La población de linces se cuadriplica de 100 a 400 ejemplares en quince años

El número de atropellos en el último año se ha reducido a doce. El último de ellos se produjo en la A4 entre Bailén y Andújar.

CBN. Según informa WWF y Europa Press, la población de linces aumenta significativamente en España

Lince Ibérico
Lince Ibérico

En estos últimos años podría haber dejado atrás la categoría “en peligro crítico de extinción” y se va “por el buen camino” ya que en los últimos quince años se ha cuadriplicado la población, que ha pasado de 100 a 400 ejemplares.

“Lo más positivo es que hemos cogido inercia y que hemos logrado cambiar actitudes en muchas zonas”, ha celebrado el técnico del programa de linces de WWF, Ramón Pérez de Ayala.

En cuanto a los atropellos, su número ha descendido en España en 2016, hasta los doce ejemplares, por segundo año consecutivo, al tiempo que las nuevas poblaciones han ido consolidándose por lo que los datos son positivos aunque están aún lejos de ser ideales, según WWF.

Asimismo, sobre los puntos negros ha indicado que el último atropello del año se registró en la A4, entre Bailén y Andújar, justo en el mismo lugar donde se han acumulado 12 atropellos desde 2012. Si bien, en este año “por lo menos” se han arreglado los vallados, ya que este tramo de Autovía no estaba vallada.

Sobre las nuevas poblaciones que se han reintroducido, el técnico de la ONG confía en que de momento “van bien”, ya que “en todas” – Toledo, sur de Badajoz, Sierra Morena oriental y Portugal- han nacido crías. Los nuevos atropellos se han producido en otros puntos dispersos y, además hay también cuatro poblaciones nuevas

En total, de acuerdo con los datos de 2015, en Andújar hay 76 ejemplares; Guadalmellato, 61; Guarrizas, 48 linces y fuera de Andalucía había 43 individuos. La población que más ha crecido este año es la de Montes de Toledo, con 14 cachorros. “Este año se espera que serán muchos más”.

Según la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN), para confirmar que la especie está fuera de la amenaza se necesitarían 2.000 individuos maduros, 1.000 de ellas hembras reproductoras. “Eso significa que habrá que multiplicar por diez la población, pues ahora hay 120 hembras reproductoras”, advierte. El técnico ha indicado que la Península Ibérica tiene habitat potencial para albergar estas poblaciones y las zonas “potencialmente buenas” además de la mitad suroccidental podrían estar en el valle del Ebro. “La idea es trabajar en su distribución histórica e ir avanzando hacia el norte pero logrando conectar las zonas actuales”.

 

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.