La importancia de mantener en perfecto estado los amortiguadores de nuestro vehículo

Nuestro redactor de motor, Antonio Cuenca, nos da unas interesantes claves sobre este elemento básico en su estabilidad.

Amortiguadores
La importancia de los amortiguadores

Antonio Ángel Cuenca Sánchez. La parte más importante de la suspensión son los amortiguadores, siendo preciso  tener un especial cuidado con ellos, por la función que poseen para la estabilidad y control del vehículo.

Los amortiguadores son los encargados de conseguir la máxima adherencia entre los neumáticos y el asfalto. Si estos están en buen estado, nos aseguran confort en la conducción, mayor seguridad en el trazado de las curvas, direccionalidad y menor distancia en el frenado.

Hay que revisarlos cada 20.000 kms, ya que se van desgastando de forma gradual sin darnos cuenta de su mal estado. Si están en malas condiciones repercutirá de manera negativa en el vehículo, perjudicando la estabilidad, provocando pérdida de adherencia en curvas y confort para los pasajeros como consecuencia de las inevitables vibraciones y oscilaciones. Además la distancia de frenado aumentará considerablemente pudiendo ser necesario ampliar un 30% nuestra distancia de seguridad frente al vehículo que nos proceda.

También en la conducción nocturna, perdiendo visibilidad en las luces al padecer una mayor vibración y hundimiento de la carrocería. La dirección también estará más dura de lo habitual y tendrá menor estabilidad.

Por último, los neumáticos tendrán un desgaste prematuro, llegando a tener alteraciones en la banda de rodadura.

En las siguientes imágenes podemos ver el aspecto de unos amortiguadores en condiciones diferentes:

En buen estado                                                En mal estado por pérdida de líquido                                                                                                                                                      

Amortiguadores IAmortiguadores II

 

 

 

 

 

 

 

 

Cómo diagnosticar el mal estado de los amortiguadores

Podremos advertir que nuestros amortiguadores necesitan ser revisados al apreciar las siguientes anomalías:

  1. Pérdida de líquido.
  2. Cuando al conducir, tenemos que utilizar el freno varias veces, observando un excesiva inclinación del capot y consiguiente levantamiento de la parte trasera del coche.
  3. Si presionando sobre el capot del vehículo y seguidamente dejando de presionar, observamos que oscila más de lo normal.
  4. Notamos ruidos bruscos en las partes traseras y delanteras del vehículo.
  5. Pérdida del control al tomar las curvas.
  6. Balanceo del coche con viento lateral.
  7. Las luces de los faros parpadean en terreno irregular.
  8. El volante vibra.
  9. Desgaste en los neumáticos.

Si necesitamos cambiar los amortiguadores con motivo de lo mencionado anteriormente, se harán por parejas tanto en el eje delantero como en el trasero, evitando así la descompensación del vehículo.

Unos amortiguadores en buen estado, nos proporcionan seguridad, comodidad y control en la conducción.

 

 

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.