Teresa Maíllo, una cordobesa en dos continentes

Durante el 2016, esta estudiante de Derecho y Ciencias Políticas ha podido disfrutar de sus estancias en México y en Francia.

kmc
Teresa ha pasado la mitad del 2016 viviendo en Puebla (México) donde ha recorrido algunos de los sitios más bonitos del país.

María Morales. En un mismo año, la lucentina Teresa Maíllo, estudiante de Derecho y Ciencias Políticas en la UPO (Sevilla), ha podido disfrutar de dos diversas experiencias ya que ha vivido en dos continentes distintos. Gracias a las becas de movilidad, esta joven aventurera hizo sus maletas hacia su primer destino en Puebla (México), aquí ha pasado algunos de los mejores momentos de su vida, actualmente se encuentra en Nantes (Francia), donde está dispuesta a recorrer todo el país y visitar el mayor número de países de Europa durante su estancia. Tras estas experiencias, Teresa recomienda “pasar una temporada en el extranjero, fuera de la zona de confort”, para ella ha sido “una experiencia personal de las más enriquecedoras“.

¿De dónde surgió la idea de irte a estudiar fuera?

Viajar es una de mis grandes pasiones, y qué mejor forma de conocer un lugar que viviendo en él. Gracias a las becas de movilidad, cursar estudios en el extranjero es una oportunidad que está al alcance de muchos jóvenes de esta generación.

¿Por qué elegiste estos destinos tan variados? (México y Francia)

Siempre tuve claro que me iría de Erasmus, pero lo de México fue algo totalmente improvisado. Solicité la beca con un amigo entre risas en una cervecería, había dos plazas y casualmente nos aceptaron a ambos. Ahora creo que es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. En el caso de Francia, fue fácil porque es un país que siempre me ha llamado la atención, me encanta el idioma y este es un factor muy importante en mi carrera.

ksfn
Actualmente vive en Nantes (Francia) y después de terminar la carrera en Sevilla no tiene claro cual será su próximo destino.

¿Cuánto tiempo llevas fuera y cuánto piensas quedarte?

En Puebla (México) estuve de enero a junio de este año, regresé a España en verano y llevo desde septiembre en Nantes, la ciudad francesa donde estaré hasta junio. El próximo año en principio estaré en Sevilla, cursando el último año de carrera (Derecho y Ciencias Políticas) y luego… ¿Quién sabe?

¿Te fue difícil encontrar vivienda? 

En el caso de México, tenía el alojamiento apalabrado desde España. Hay quienes se aventuran a buscarlo in situ, pero consideré más seguro ir con el alojamiento buscado.

En el caso de Francia, el área de relaciones internacionales de la universidad de destino se ha encargado de ubicarnos a los estudiantes extranjeros en residencias públicas a precios bastante asequibles, que abaratan en gran medida el coste de la estancia. Lo cual es de agradecer en Francia, donde el nivel de vida es superior que en España. Me considero muy afortunada en ese aspecto.

¿Qué haces en tu tiempo libre?

Cuando tengo tiempo y dinero lo que más me gusta hacer es viajar. Mi tiempo libre suelo pasarlo con amigos, ir a tomar algo, al cine, leer un buen libro, a veces me da por el deporte pero no soy muy constante…

jsfn
De México destaca el cariño de la gente, de Francia, la educación y el patriotismo.

¿Qué es lo que más te gusta del país en el que estás viviendo actualmente? ¿Y en el de tu estancia anterior?

De ambos destaco la oportunidad de viajar y conocer nuevos lugares. En México, por ejemplo, el hecho de permanecer seis meses me permitió viajar por casi todo el país y conocer lugares increíbles más allá de los destinos turísticos más famosos. México no es sólo Ciudad de México y Riviera Maya. Ahora me propongo conocer Francia en profundidad y visitar otros países de Europa.

¿Cómo te ha tratado la gente en los lugares dónde has vivido?

En México, por lo general, la gente es muy simpática y amable, te tratan con mucho cariño. De Francia me llama la atención la politesse y a veces el chovinismo, sobre todo ahora con el Brexit. En ambos casos la impresión es positiva.

Las expectativas que tenías al llegar cada uno de los países donde has vivido, ¿las has superado o se han quedado en un intento?

De México el balance es 100% positivo. He vivido algunos de los mejores momentos de mi vida y también otros no tan buenos, lo que me ha hecho aprender mucho de mí misma, madurar y valorar la suerte de contar con grandes personas: los nuevos amigos que he hecho y mis seres queridos, que desde España, han estado conmigo. A todos ellos les estoy eternamente agradecida.

En Francia he de admitir que los inicios no han sido de color de rosa, pero la actitud lo es todo así que ahora estoy aprovechando al máximo las ventajas que me ofrece esta oportunidad.

nsfk
A pesar de estas buenas experiencias, ha echado de menos la comida de España, en especial la de su madre.

¿Encuentras un fuerte choque de cultura entre el país dónde has vivido y Córdoba?

Sí y no. México me ha hecho valorar  cosas que en España tenía por seguras: la seguridad, la sanidad, la protección infantil… Es verdad que por suerte no he tenido ninguna experiencia desagradable en lo relativo a la seguridad, pero sí he visto, por ejemplo, niños trabajando o pidiendo en la calle y he tenido que pagar para ir a urgencias. Es verdad que en España tenemos que mejorar en muchos aspectos y no hay que ser conformistas, pero invitaría a aquellos que se quejan sistemáticamente a que pasaran una temporada fuera para apreciar aquello que damos por sentado.  En lo relativo a la cultura gastronómica por ejemplo, no terminé de acostumbrarme al picante de la comida mexicana. Creo que la versión de comida mexicana que tenemos en Europa es muy ligth.

¿Qué es lo que más echas de menos de Córdoba, a parte de tu familia y amigos?

Indudablemente, la comida. Es lo que más echo de menos cuando estoy fuera. Hoy en día con las redes sociales es muy fácil mantener el contacto con los seres queridos, pero ojalá la comida de mi madre se pudiera teletransportar.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.