El transporte escolar, objetivo de la nueva campaña de vigilancia de la DGT

Autobús escolar.
Autobús escolar.

Redacción. Cada día, en torno a 10.000 niños utilizan el autobús escolar para ir al colegio y volver a casa. Un medio de transporte seguro, tal y como muestran las cifras de siniestralidad vial, pero que debido a la vulnerabilidad de sus pasajeros y a las vías por las que suele circular, en su mayoría carreteras convencionales, necesita de una especial vigilancia.

Por este motivo, desde hoy 25 de noviembre y hasta el viernes 2 de diciembre, los autocares dedicados al transporte de escolares serán objeto de vigilancia por parte de los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, dentro de las campañas de seguridad vial que anualmente realiza la Dirección General de Tráfico para prevenir la accidentalidad en este tipo de transporte.

Las inspecciones que realizarán los Agentes consisten en un primer control de carácter administrativo sobre las autorizaciones y documentos que deben tener dichos vehículos para la correcta prestación del servicio.

También verificarán que las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo son los que exige la normativa, así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor, como son el permiso de conducción, los tiempos de conducción y descanso.

Además, controlarán que los conductores circulan a la velocidad permitida y  que no hacen uso del teléfono móvil u otros aparatos que supongan distracción ya que ambos factores, velocidad y distracción, son las principales causas de los accidentes en los que están implicados este tipo de vehículos.

Como es habitual en este tipo de campañas, también se ha invitado a los municipios de la provincia a sumarse a la misma, de modo que la vigilancia de este tipo de transporte sea tanto en zona urbana como en interurbana.

El cinturón de seguridad, un salvavidas. Entre 2011 y 2015, en la provincia de Córdoba, los autobuses escolares se vieron implicados en seis accidentes, en los que no falleció ninguna persona aunque seis ocupantes resultaron heridos.

Por la importancia que tiene este dispositivo de seguridad en caso de accidente, se prestará especial atención al uso del cinturón de seguridad en aquellos autobuses escolares que los tengan instalados.

Según diversos estudios el uso de un sistema de seguridad en autobuses reduciría las lesiones mortales en un 90% en caso de choque frontal o vuelco, ya que correctamente abrochado evita la proyección del pasajero (adulto o niño) y reduce los impactos en el pecho, abdomen y piernas.

Desde octubre de 2007 se deniega la matriculación a cualquier autobús que no lleve instalados estos sistemas de retención.

Los trayectos de casa al cole pueden ser buenos momentos para que el adulto que acompaña a los menores les recuerde algunos mensajes sobre seguridad vial, tales como: no pararse nunca detrás del autobús, esperar la señal del conductor y cruzar siempre al menos tres metros por delante, dentro del autobús, mantenerse sentado y con el cinturón puesto, si éste lo lleva instalado, no correr al llegar al autobús, ni al salir y obedecer al conductor y al monitor.

Además los padres deben comprobar la seguridad de los autocares en los que se desplazan sus hijos, solicitar al centro la contratación de autocares con cinturones y comprobar que un monitor acompaña a los niños durante el trayecto.

Otra de las apuestas de la DGT, en colaboración con la Federación de Municipios y Provincias, es la de promover e incentivar los caminos escolares seguros que favorezcan y estimulen el desplazamiento a pie, en bici o en transporte público en la ida y vuelta al colegio.

Para ello, dichos caminos deben reunir una serie de características entre las que destacan: aceras amplias, con semáforos que duren lo suficiente para que les de tiempo a pasar, semáforo sin luz ámbar,parada donde los padres dejen a los niños y de ahí con un adulto, vayan andando al colegio, colaboración de los comerciantes a los menores que van solos al colegio, prohibición de aparcar a la entrada y salida del colegio, evitando aglomeraciones, velocidad máxima de 30 km/, parking para bicicletas y policía para regular la entrada al colegio.

En la última campaña se controlaron 59 autobuses y se formularon 93  denuncias. Este año se prevé controlar a más de 60 vehículos.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.