El hallazgo de un anfiteatro romano en Torreparedones une a Castro del Río y Baena

Ambas instituciones trazan las primeras líneas de la gestión conjunta del parque arqueológico y verificarán la presencia del edificio con un estudio con georadar.

Los alcaldes de Castro del Río y Baena, José Luis Caravaca y Jesús Rojano respectivamente, y el arqueólogo del Ayuntamiento de Baena, José Antonio Morena.
Los alcaldes de Castro del Río y Baena, José Luis Caravaca y Jesús Rojano respectivamente, y el arqueólogo del Ayuntamiento de Baena, José Antonio Morena.

Redacción. El descubrimiento de un anfiteatro romano en el parque arqueológico de Torreparedones, en el espacio de éste que corresponde al término geográfico de Castro del Río, ha radicado en el trazo de las primeras líneas de una gestión conjunta del parque arqueológico por parte de los Ayuntamientos de Castro del Río y Baena. Ambas instituciones, que ya cuentan con el permiso pertinente, llevarán a cabo un estudio con georadar para verificar la presencia de un edificio que, tras los primeros estudios, resulta evidente.

Dicho planteamiento emerge después de un informe preliminar presentado por Antonio Monterroso, investigador del área de arqueología de la Universidad de Córdoba (UCO), que refleja una secuencia de ortofotos en las que se vislumbra (con más claridad en las tomadas en el año 2009) el contorno del edificio.
El Ayuntamiento de Castro del Río ya ha establecido contacto con la Universidad de Granada para llevar a cabo la exploración magnética en una zona de dos hectáreas, tras la cual, si se apuntalase la existencia de esta gran estructura ovalada, conduciría a la adquisición del terreno en que se sitúa el mismo por parte del Consistorio castreño. A partir de ésta, daría comienzo el proyecto de excavación del anfiteatro, que según la estimación técnica abarca un espacio de 77 metros por 65 metros, tiene una altura aproximada de ocho metros y su aforo ronda las 5.000 personas.
 
El alcalde de Castro del Río, José Luis Caravaca, ha indicado que “a nadie se le escapa el atractivo que tiene para el turismo un edificio de estas características, que por sus dimensiones puede compararse al de otras poblaciones, como al de Segóbriga, en Cuenca”. “Estas prospecciones van a suponer un antes y un después. En el ámbito mancomunado proyectamos la decisión de dos municipios que profundizan en nuevas perspectivas de desarrollo,la  puesta en valor del patrimonio y la mejora de una oferta en la que está muy presente este histórico enclave”, ha subrayado Caravaca.
Según ha subrayado el alcalde castreño, ambos consistorios trabajan ya en “encontrar la fórmula” para llevar a cabo una gestión conjunta del también conocido como Torre de las Vírgenes, ya que está convencido de que “el parque arqueológico aún deparará sorpresas que ampliarán su atractivo y es de obligado cumplimiento que ambos ayuntamientos trabajen conjuntamente en beneficio del mismo y, por tanto, de sus municipios”.
El alcalde de Baena, Jesús Rojano, ha afirmado que “aún queda un camino largo por recorrer” y las dos instituciones tendrán que “articular la forma jurídica y administrativa” de plasmar este acuerdo y establecer la participación relativa a la gestión de Torreparedones. El regidor baenense ha reincidido en la importancia de que “el yacimiento es uno” y no concibe “la posibilidad de que cada municipio gestione el espacio que corresponde a su término geográfico”. “Entre los dos municipios seguro que conseguimos muchas más cosas que trabajando independientemente”, ha manifestado Rojano.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.