El Hospital Reina Sofía hace balance de los retos en la cirugía de tumores infantiles

Los especialistas aseguran que la complejidad de los tratamientos es cada vez mayor y la intervención quirúrgica es fundamental para el buen pronóstico de los pacientes pediátricos.

Cáncer infantil.
Cáncer infantil.

Redacción. El Hospital Reina Sofía ha acogido la XII Reunión de la Asociación de Cirujanos Pediátricos de Andalucía -la segunda ocasión en la que se celebra en Córdoba-, a la que han asistido alrededor de medio centenar de especialistas en Cirugía Pediátrica. El principal tema a tratar ha sido entorno a los retos que supone en la actualidad la cirugía oncológica pediátrica.

“Este encuentro ha permitido realizar una puesta al día de las nuevas técnicas quirúrgicas, así como también revisar los avances en los protocolos diagnósticos y terapéuticos de los principales tumores sólidos en niños” ha asegurado Rosa Mª Paredes, directora de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Pediátrica del Reina Sofía .

Concretamente, se ha dado a conocer el protocolo “Umbrella” en tumores de Wilms, se ha actualizado la cirugía de tumores de células germinales y también se ha hablado de las nuevas estrategias terapéuticas en neuroblastoma. El cirujano pediátrico tiene un papel muy importante en el tratamiento integral del niño con cáncer y de su actuación va a depender, en muchos casos, la supervivencia y calidad de vida futura.

El Hospital Reina Sofía, cuyos especialistas diagnostican cada año alrededor de medio centenar de tumores sólidos en la infancia, cuenta desde hace años con una consulta específica de oncología quirúrgica, en estrecha colaboración con oncología pediátrica, que forma parte del tratamiento integral que reciben estos pacientes. Esta estrategia organizativa facilita la accesibilidad del paciente y la atención en acto único.

Los profesionales del complejo sanitario cordobés disponen de un protocolo general de cuidados del niño oncológico y varios específicos de cada variedad de tumor, así como otro de nutrición en el paciente oncológico pediátrico. La mayoría de los tumores pediátricos que tienen una indicación quirúrgica son los llamados tumores sólidos (60%), a diferencia de las leucemias y linfomas (que representan alrededor del 40%).

El tumor de Wilms, que afecta a 1 de cada 10.000 niños menores de 15 años, representando el 6% de los cánceres infantiles y la edad promedio de presentación es 38 meses. En los centros europeos, los pacientes habitualmente reciben quimioterapia preoperatoria, luego resección y quimioterapia postoperatoria dependiendo de la histología al momento de la resección asociado o no a radioterapia.

La incidencia del cáncer infantil es de 120 a 150 casos anuales por cada millón de niños menores de 15 años, según datos del Registro Nacional de Tumores Infantiles. Los avances en los métodos diagnósticos de laboratorio y radiológicos asociado al desarrollo de tratamiento farmacológico, radioterapia y de técnicas quirúrgicas, han permitido esta mejora, si bien sigue siendo fundamental el diagnóstico precoz, ya que el 85% de los cánceres infantiles se presenta con signos y síntomas inespecíficos.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.