La Policía esclarece las causas de los tres incendios forestales acontecidos este verano

Solo uno de los actos ha sido considerado como negligente.

Dos bomberos apagan un incendio.
Dos bomberos apagan un incendio.

Redacción. La Unidad de Policía adscrita a la Junta de Andalucía ha esclarecido las causas de los tres siniestros forestales que ha investigado este verano, en el paraje denominado “Camino de la Carrascosa” en la urbanización de Las Siete Fincas, en el paraje “Soto del Río Guadajoz” en Santa Cruz y en el paraje “Milano/Cantoblanco” del término municipal de Belalcázar. En el primer caso, los agentes de la Unidad adscrita han tomado declaración en calidad de investigado a una persona.

Igualmente, los agentes de la Unidad han llevado a cabo diferentes actuaciones en materia de siniestros forestales por las que se han instruido 40 actas de denuncia: 17 por no realizar cortafuegos y 23 por otras conductas de riesgo (principalmente por circulación de vehículos a motor por pistas forestales y vías pecuarias. En materia de vertederos y vertidos, se han llevado a cabo  un total de 20 inspecciones y  siete actas de denuncia (cinco por vertederos ilegales y dos por vertidos ilegales), así como cinco informes. Por último se han realizado un total de 519 inspecciones, se han identificado a 42 personas y controlado a 49 vehículos, recorriéndose 9.448 kilómetros.

El siniestro en el “Camino de la Carrascosa” en la urbanización de Las Siete Fincas, afectó a una superficie de una hectárea de pastizales estacionales en terreno forestal.  De la investigación llevada a cabo por la Unidad, se desprende que el incendio fue ocasionado de forma negligente por un vecino de la urbanización quien se encontraba realizando labores de limpieza en una parcela mediante la utilización de una desbrozadora con motor eléctrico sin haber tomado las medidas de seguridad adecuadas para realizar la tarea, debido a las altas temperaturas existentes, la escasa humedad y por tanto el alto grado de ignición que puede iniciar un incendio con cualquier partícula incandescente que se desprenda de la maquinaria empleada. Asimismo, la investigación arrojó que el investigado no poseía en ese momento extintores de espuma o carbónico y reserva de agua suficiente exigible cuando se utilizan motores de explosión o eléctricos. Todo ello en una zona de interfaz muy habitada en la época del año en que acaeció el siniestro, con el consiguiente peligro para las personas y bienes, concluye la investigación policial. La Unidad Adscrita de la Policía Autonómica ha trasladado el expediente al Juzgado.

Por otro lado, agentes de esta Unidad han participado en la investigación de otro siniestro producido en el paraje “Soto del Río Guadajoz” en Santa Cruz, en el término municipal de Córdoba, que afectó a  cuatro hectáreas de superficie forestal (vegetación de ribera), incluidas en el Espacio Protegido Red Natura 2000. Según el informe pericial elaborado por la Brigada de Investigación de Incendios Forestales (BIIF), la causa del siniestro queda determinada como accidental, por motores y máquinas (maquinaria fija), debido a la ignición de un tractor estacionado y usado con bomba para la extracción de agua del río Guadiato. Esta práctica, según la investigación, supuso una amenaza para la integridad de personas ajenas a las participantes en la extinción y se pusieron además en riesgo bienes inmuebles.

Por último los agentes de la Unidad de Policía Nacional adscrita a la Junta, han investigado un tercer siniestro en el paraje “Milano/Cantoblanco” del término municipal de Belalcázar. En el que resultaron afectadas 143 hectáreas de superficie forestal, matorral de retama así como otros matorrales y 24 hectáreas de superficie agrícola (rastrojos), que suman un total de 167 hectáreas afectadas. Según el informe pericial elaborado por la Brigada de Investigación de Incendios Forestales (BIIF), la causa del incendio es natural por el impacto de un rayo.

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.