Cristina Alfaya, que nació con parálisis cerebral logra participar con un exoesqueleto en la prueba solidaria “Corre por el niño”

La carrera recaudó el año pasado 80.000 Euros con los que se han emprendido nuevos proyectos de investigación para el centro

Redacción. Este domingo se ha celebrado la VI edición de la carrera “Corre por el Niño”, en Madrid.

Cristina Alfaya Exoesqueleto
Cristina Alfaya caminando gracias a su exoesqueleto

Una de las participantes en el circuito de un kilómetro ha sido una paciente de 16 años del Hospital Niño Jesús, Cristina Alfaya, que ha usado un exoesqueleto que le ayuda a caminar. Este exoesqueleto es un robot de rehabilitación que se utiliza en niños que han sufrido parálisis cerebral, daño cerebral adquirido o un trastorno neuro- ortopédico.

Esta iniciativa solidaria, celebrada por sexto año consecutivo, está impulsada por los trabajadores del Hospital Infantil Niño Jesús encabezados por el doctor Juan Casado, pediatra emérito del centro madrileño. El dinero recaudado por la venta de dorsales se ha destinado íntegramente a la Fundación para la Investigación Biomédica del Hospital Niño Jesús para proyectos de investigación en enfermedades infantiles.

La carrera ha contado con tres circuitos urbanos en los que han participado cerca de 10.000 corredores aficionados. Esta prueba ha podido realizarse tanto corriendo como a ritmo de marcha o caminando en sus tres distancias. Un recorrido infantil, de 1 km, en el que han participado niños acompañados de sus familiares o sin ellos, los más mayores; un circuito corto, de 4 km, abierto a cualquier edad; y el circuito largo, de 10 km para mayores de 16 años.

La prueba tiene además el objetivo fundamental de sensibilizar a la sociedad de la importancia de participar en actividades solidarias, fomentar los hábitos de vida saludables, sobre todo en los más pequeños, y aprender a disfrutar con la práctica del deporte.

La práctica habitual de ejercicio físico moderado contribuye al mantenimiento de un buen estado general de salud y facilita el correcto funcionamiento de los diferentes órganos y sistemas del cuerpo. Con su práctica habitual se entrena el corazón, el sistema respiratorio, óseo y sanguíneo. Además, el deporte es un canal más para ayudar al niño a fortalecer su autoestima y facilitar un buen estado de ánimo.

Con este dinero, la Fundación para la Investigación Biomédica del Hospital Infantil Niño Jesús ha instalado un sistema de monitorización automática en el box de urgencias vitales para conocer y mejorar la atención a los niños graves. También ha emprendido nuevos proyectos de investigación centrados en tratamientos para distintas patologías, como es el estudio sobre la utilidad diagnóstica de una proteína fecal denominada calprotectina o la búsqueda de nuevas técnicas diagnósticas de lactantes pequeños afectados de fiebre sin causa aparente.

Nace de un proyecto de investigación conjunto entre el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), el CSIC y el Hospital Infantil Niño Jesús. Actualmente se está utilizando con los pacientes del Laboratorio de Análisis del Movimiento del Hospital Niño Jesús. Este robot de rehabilitación está compuesto de tres partes: un andador inteligente, una neuroprótesis y el propio exoesqueleto. Las tres partes trabajan a la vez para sustituir, facilitar y entrenar el control del movimiento alterado en estos pacientes.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.