«Llegará el momento en el que nadie tendrá problemas para tener hijos»

Investigadores del Instituto Valenciano de Infertilidad han logrado transformar células de la piel en precursoras de células germinales mediante reprogramación celular directa

José Remohí - IVI
José Remohí – IVI

CBN.- Esta afirmación la hace uno de los mayor expertos en tratamientos de fertilidad y reproducción asistida de nuestro país, cofundador del Instituto Valenciano de Infertilidad, José Remohí.

Cerca de 110.000 bebés han podido nacer gracias a sus avanzados tratamientos de fertilidad. El Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) ha conseguido situar a España como la voz cantante en el escenario europeo de la investigación clínica en reproducción asistida.

La reproducción asistida es uno de los temas más sensibles a los que se enfrenta la ciencia. Justo al cierre de septiembre, se conocía la noticia de que había nacido el primer bebé a través de la técnica ‘de los tres padres’: aquélla que utiliza genes de tres personas (madre, padre y un donante) sin destruir los embriones. Visto como milagro o desafío a la naturaleza, este avance, realizado en México, ha sido posible gracias a un equipo de Estados Unidos, el país donde el ginecólogo y obstetra José Remohí (Valencia, 1958) coincidió en los años 80 con su partner Antonio Pellicer, ambos como investigadores posdoctorales. Fue allí donde trabajaron por primera vez en reproducción asistida, y de donde importaron el modelo de ginecólogo especializado en fertilidad, algo que sonaba a ciencia ficción en España. Era la huida hacia delante que dejaba atrás la bata del profesional general que igual asistía un parto que trataba el cáncer de mama o extirpaba un ovario.

Aquel encuentro fue el germen del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), al que muchos colegas le auguraban una vida corta. Hoy este primer centro de España se ha convertido en una referencia mundial de la medicina reproductiva. Desde su puesta en marcha en Valencia en 1990, su red de clínicas se ha esparcido por el mundo hasta llegar al medio centenar de centros abiertos en once países, como Italia, Argentina, Abu Dabi o India. Sus dos mil profesionales atienden cada día a pacientes de más de noventa nacionalidades, atraídos por una tasa de éxito en la que nueve de cada diez parejas consiguen cumplir el sueño de tener descendencia a través de una reproducción todavía tan artesanal como las cirugías.

“En el futuro se obtendrán gametos de células de hombres sin espermatozoides o mujeres sin óvulos”

Tras cinco años de trabajo, expertos del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) han conseguido células con marcadores compatibles con células germinales (gametos) partiendo de fibroblastos (de la piel).

Esta investigación, publicada en Scientific Reports, supone el primer paso de un gran objetivo futuro: lograr un gameto procedente de la misma persona que no los posee. Es decir, supone iniciar la carrera hacia la generación de células reproductoras masculinas o femeninas artificiales que provienen de la misma persona que carecería de ellas.

Aunque se han presentado varios trabajos al respecto, este acercamiento es el más novedoso hasta el momento
“Aunque esta investigación supone un primer paso en la especie humana, su aplicación en ratones ya ha revelado resultados exitosos. El fin último es tomar células de la piel y manipularlas genéticamente para lograr que una persona carente de gametos propios pueda obtenerlos y tener hijos propios”, explica Carlos Simón, director científico del instituto.

“Esta es la vía en la que, en algún momento, aquellos pacientes que no tienen sus propios gametos podrán tener hijos genéticamente propios”.

“Ahora lo que requiere es ser más eficientes en el proceso, producir gametos germinales maduros, espermatozoides u ovocitos, y a continuación crear embriones y comprobar que son genética y epigenéticamente normales. De estas células vamos a obtener un ser humano, por lo tanto este proyecto es a muy largo plazo ya que los controles han de ser muy estrictos”, concluye Simón.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.