El Córdoba C.F. recupera su identidad y noquea al líder Levante en el Nuevo Arcángel (1-0)

En la tarde de ayer la pizarra de Oltra y el compromiso de todos los jugadores permitieron el ansiado equilibrio que todos esperan lograr para estar en las posiciones de privilegio de la tabla clasificatoria

Redacción.- Partido correspondiente a la quinta jornada de LaLiga 1/2/3 disputado en el estadio de El Nuevo Arcángel ante cerca de trece mil espectadores, que estaban expectantes por la visita del recién descendido de Primera División Levante U.D., que hasta ayer no había conocido la derrota.

El equipo cordobesista necesitaba recuperarse en el apartado psicológico del duro golpe que había supuesto la amplia derrota sufrida en Huesca por tres goles a cero.

Alineaciones:

Córdoba C.F.: Kieszek; Antoñito, Bijimine, Deivid, Cisma; Guille (Bergdich, m.67), Luso (Edu Ramos, m.80), Caballero, Juli; Alfaro (Borja, m.85) y Rodri.

Levante U.D.: Remiro; Pedro López, Chema, Postigo, Abraham; Natxo Insa (Lerma, m.71), Espinosa, Campaña (Rafael, m.55); Jason (Montañés, m.46), Morales y Roger.

Gol: 1-0, M.10: Guille.

Árbitro: Gorka Sagués Oscoz. (Comité País Vasco). Mostró tarjeta amarilla al local Deivid (m.84) y a los visitantes Chema (m.66), Lerma (m.80) y Abraham (m.92).

Córdoba C.F - U.D. Levante
Córdoba C.F – U.D. Levante

José Luis Oltra, entrenador del Córdoba C.F. había manifestado en los días previos al encuentro que el equipo mantendría su estilo y su esquema a pesar de los últimos resultados adversos en una muestra de fe en el trabajo efectuado desde el inicio de la pretemporada y las primeras semanas de competición a la vez que otorgando confianza a gran parte de los jugadores que hasta ese momento habían asumido el protagonismo.

Las novedades más significativas en el once inicial, al margen de la obligada ausencia por lesión de Pedro Rios y Markovic, eran la presencia de Guille Donoso en el medio campo enlazando con los hombres de arriba y la entrada de Caballero por Edu Ramos, que venía saliendo de inicio.

En defensa reaparecía en la titularidad Jonathan Bijimine en sustitución de Héctor Rodas.

Ya desde el inicio del partido se vio claramente que Oltra sabía cómo plantear el partido y qué virtudes debería tener su equipo para noquear a un equipo levantinista, que no había conocido aún la derrota en la competición mostrando gran solvencia en los partidos disputados hasta la fecha.

El Córdoba C.F. quería la pelota porque entregarla al rival supondría perder muchas de las cartas de salir airoso en el envite.

Los hombres de arriba, principalmente Rodri, se mostraban especialmente activos, cayendo con frecuencia al lateral para desajustar la defensa rival y permitir la entrada de hombres de segunda línea en rápidos contragolpes.

Y con este guión el Córdoba C.F. se adelantaría en el marcador con el gol que a la postre le daría los tres puntos.

En una jugada bien elaborada, Guille Donoso lograba penetrar en velocidad hacia el área levantinista escorándose al cerrar bien el guardameta Remiro su posición en la portería, pero logrando con poco ángulo llevar el balón a la red. 

Era el 1 a 0, y se hizo evidente la satisfacción de la afición blanquiverde por la prontitud del primer gol ante el temido líder.

Además, el desarrollo de algunos de los partidos previos no permitían apostar por que ese pudiera ser el resultado definitivo ya que al equipo cordobesista le estaba costando mantener partidos en franquicia y dejar la portería a cero.

En los siguientes minutos Guille Donoso se seguía mostrando incisivo, con hambre, haciendo méritos para considerarlo el hombre del partido por lo mostrado desde el inicio del encuentro.

El Levante U.D. no logró recomponerse hasta los últimos minutos de la primera parte.

Sin encontrar Jason y Morales caminos viables por los laterales, la creatividad era generada por Espinosa.

Y Roger estuvo a punto de empatar  en un remate que desbarataría el guardameta Kieszek, que ayer sí mostró su mejor versión, tras ser discutido en partidos previos.

Pero el Córdoba C.F. no estaba dispuesto a que el rival se lo creyera  y a punto estuvo de ampliar la ventaja.  Rodri se iría por la banda de Chema, pero finalmente éste lograba recomponer la situación evitando que el delantero blanquiverde batiera a Remiro y sumara el segundo tanto.

Antes de la finalización del primer tiempo, Bijimine, que jugó un buen partido en su reaparición como titular, desbarataría una peligrosa llegada de Morales.

Tras el descanso, el técnico rival Muñiz movería el banquillo dando entrada a Montañés por Jason y desplazó a Morales a la banda derecha con el propósito de abrir huecos en la expeditiva defensa blanquiverde durante la primera parte.

Sin embargo, el equipo cordobesista apelaba a la máxima de que no hay mejor defensa que un buen ataque y encadenaría una serie de ocasiones de peligro con Rodri, Cisma de disparo raso y Alfaro y Rodri de nuevo como protagonistas.

El Levante U.D. paradójicamente aún podía igualar con un solo gol el partido a pesar de mostrarse inferior al Córdoba en los minutos acumulados hasta mediada la segunda parte y no arrojaría la toalla, sino todo lo contrario, pondría una marcha más en su ritmo de juego comenzando el equipo ribereño a mirar de reojo los minutos que faltaban para la conclusión del choque.

Espinosa como director de orquesta pareció entrar en una etapa de más lucidez en la elaboración  y a encontrar a Montañés en la banda con parecida inspiración, que avisaría con un  difícil disparo que obligó a Kieszek a emplearse a fondo en una gran intervención.

Los últimos minutos del encuentro fueron los únicos en los que pareció reconocerse al líder de la categoría, contribuyendo a ello la apuesta de Muñiz por dar entrada a un segundo delantero, misión que correspondió a Rafael.

Deivid sacó ya batido el meta cordobesista  un remate de Montañés que aunque visualmente parecía ir a puerta no tenía esa trayectoria y  Rafael se entretuvo demasiado a escasos metros de la línea de gol para fabricar un peligroso disparo a puerta que finalmente acabaría ejecutando muy alto.

El Córdoba C.F. quería ser fiel al guión que le estaba dando los tres puntos, pero ni los hombres de arriba tenían la misma frescura después del duro esfuerzo acumulado en el encuentro, encontrando a un rival levantinista más intenso en todas sus líneas y que sólo en estos minutos mostró su potencial como equipo sólido y líder de la categoría, aunque sin pólvora en el día de ayer.

Sólo queda destacar hasta la conclusión una nueva ocasión de Montañés en asociación con Espinosa que concluiría con un remate bien tapado por Kieszek y un disparo desde la frontal del área de Roger que no encontró la trayectoria del gol.

Por su parte, el equipo blanquiverde y la afición vivieron los últimos minutos con cierta angustia y temiendo el maldito gol postrero que tantas veces ha roto partidos casi cerrados, pero sin embargo todos respiraron tranquilos cuando el colegiado señaló la finalización del choque.

Importante victoria del Córdoba C.F que subió puestos en la tabla clasificatoria tras sumar de nuevo tres puntos y finalizó de manera provisional en puestos de play- off de ascenso hasta la conclusión de la jornada y la celebración del resto de partidos del domingo.

 

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.