Un cabo de la Brigada de Infantería Mecanizada “Guzmán el Bueno” X salva la vida a un jugador de fútbol que estaba asfixiándose tras un lance de juego

El militar, que trabaja también como árbitro, se percató de que el joven se estaba asfixiando e intuyó que podía haberse tragado su propia lengua.

Daniel García Cordobés.
Daniel García Cordobés.
Redacción. La intervención del cabo Daniel García Cordobés, especialista del 2º escalón de mantenimiento del Grupo de Artillería de Campaña X y árbitro de fútbol, fue crucial para salvar la vida a un jugador que había sufrido un shock y había quedado inconsciente tras un choque fortuito en un partido amistoso en Villa del Río (Córdoba), el primer fin de semana de septiembre.

El cabo se percató de que el joven se estaba asfixiando e intuyó que podía haberse tragado su propia lengua. Por suerte para la víctima, no era la primera vez que se le presentaba un caso similar. “Ya me había pasado dos veces: una pitando y otra con un amigo que sufre epilepsia”, recordaba. Estas experiencias, unidas a los conocimientos en primeros auxilios recibidos en su formación militar, le ayudaron a “mantener la calma” y reaccionar.

Como la situación era “crítica”, no lo dudó y, no sin esfuerzo, logró introducir sus dedos en la boca del jugador y sujetarle la lengua para liberar las vías respiratorias. Después, con ayuda de dos enfermeras que había entre el público, le colocaron en posición de seguridad y esperaron a que llegaran los servicios de emergencia, que lo evacuaron al hospital, donde el joven se recuperó y fue dado de alta a las pocas horas.

Tras el suceso, el cabo Cordobés decidió suspender el encuentro, al que le quedaban poco más de diez minutos.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.