Las universidades de Córdoba y Cádiz y el Instituto de Agricultura trabajan juntos en proyecto de investigación

Investigan algunas propiedades beneficiosas para la salud y remedios medicinales de carácter casero de la borraja.

Grupo de investigadores de la UCO .
Grupo de investigadores de la UCO .

Redacción. La borraja no goza en el sur de España de la misma fama que tiene en el norte. En Andalucía se considera a esta planta de hojas grandes y flor azulada como una mala hierba, y se procura su eliminación. En Aragón, La Rioja y Navarra, sin embargo, está presente en los mercados como una verdura más y es apreciada como ingrediente gastronómico en guisos. Con el fin de acabar con su mala fama y ofrecer una alternativa en la horticultura andaluza,un equipo conjunto de la Universidad de Córdoba (UCO) y del Instituto de Agricultura Sostenible, con apoyo de la Ll, ha demostrado los efectos saludables de su consumo. Para ello, han descrito propiedades tanto en la hoja como en la semilla que pueden servir para considerar a la borraja como un superalimento.

“Es como se conoce aquel producto que aporta propiedades más allá de la mera alimentación”, defineMaría Dolores Lozano, investigadora del Departamento de Genética de la UCO. En los países desarrollados, hay una corriente de consumidores que buscan un valor añadido en su lista de la compra. La industria alimentaria ha canalizado esta demanda bajo esta etiqueta u otras similares. En el caso de la borraja (Borago officinalis), describir propiedades denominadas funcionales puede potenciar tanto su cultivo como su consumo y supone el origen de este trabajo de investigación conjunto.

El equipo científico se ha fijado en dos partes del vegetal. Por un lado, en sus hojas, que alcanzan una longitud de entre cinco y quince centímetros, como las de la espinaca. Por otro, en sus semillas negras del tamaño de un grano de arroz. Ya desde la Antigüedad se le atribuían propiedades beneficiosas para la salud y algunos remedios medicinales de carácter casero incluían infusiones de borraja. No obstante, es necesario describir de forma científica qué propiedades dispone la planta, puesto que el uso tradicional no es un conocimiento sistemático.

En el caso de las hojas, se diseñó un experimento para comprobar si el consumo de la verdura era seguro y si disponía de propiedades beneficiosas para la salud. Se administró a moscas de la fruta (Drosophila melanogaster) el equivalente a la ración humana. Las hojas se liofilizaron, esto es, se deshidrataron sin que perdieran sus compuestos bioactivos originales. El trabajo permitió conocer el rango en el que el alimento es recomendable y permitió observar ciertas capacidades quimiopreventivas. En concreto, compuestos fenólicos presentes en la borraja eran capaces de revertir las mutaciones convencionales que se producen en los organismos vivos. Estas variaciones en el código genético se producen por los agentes oxidantes que entran o se generan  enlas células y pueden ser origen, o contribuir al desarrollo, de las células cancerígenas.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.