Ofrecen apoyo a medio millar de mujeres en dificultades sociales en Córdoba

Cruz Roja tiene en marcha un servicio de protección para víctimas de violencia de género; ofrece atención sociosanitaria a mujeres que ejercen la prostitución y presta apoyo a todas aquellas que se encuentran en situación de precariedad social.

Cruz Roja ayuda a las mujeres en diversas situaciones.
Cruz Roja ayuda a las mujeres en diversas situaciones.
Redacción. Cerca de medio millar de mujeres en dificultad reciben en Córdoba el apoyo psicosocial de Cruz Roja a través de algunos de los diversos proyectos de intervención social de la entidad, como la teleasistencia para víctimas de violencia de género, la atención a personas que ejercen la prostitución o la que reciben mujeres en situación de precariedad.

Durante el primer semestre, la institución humanitaria ha aumentado un 7% su volumen de atenciones a este colectivo, al pasar de las 443 féminas a las que ofreció su ayuda entre enero y junio de 2015 a las 473 del mismo periodo de este año.

Hay que recordar que en el actual contexto socioeconómico, las mujeres son uno de los grupos más vulnerables y están afrontando situaciones de precarización de sus condiciones de vida que, en muchas ocasiones, permanecen invisibles.

Ante esto, Cruz Roja tiene un programa específicamente dirigido a mejorar la calidad de vida de mujeres en dificultad social, entre cuyos proyectos se encuentra el Servicio telefónico de Atención y Protección (ATENPRO) para víctimas de violencia de género, que durante el primer semestre usaron 259 mujeres.

Este programa, que tiene como objetivo fundamental ofrecer una respuesta inmediata a mujeres maltratadas a través de la teleasistencia móvil, depende de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y se gestiona a través de la Federación Española de Municipios y Provincias.

Mediante este servicio, las mujeres víctimas de violencia de género reciben un terminal móvil conectado las 24 horas del día, los 365 días del año, al centro de atención de Cruz Roja, que aporta su capacidad tecnológica y el apoyo psicosocial de profesionales cualificados.

Por otro lado, la institución humanitaria tiene en marcha un proyecto orientado a ofrecer atención sociosanitaria a personas –la mayoría mujeres- que ejercen la prostitución en Córdoba y en municipios del sur de la provincia como Puente Genil, Lucena o Baena.

Dicha iniciativa, que recibe financiación de las Consejerías de Salud y de Igualdad y Bienestar Social de la Junta, permitió que 72 mujeres recibieran entre enero y junio por parte de la organización tanto material preventivo e higiénico de diversa índole –preservativos, toallitas, gel lubricante…- como asesoramiento sobre los recursos sociales del entorno e información para la prevención de infecciones de transmisión sexual.

Con una franja de edad mayoritaria comprendida entre los 35 y los 49 años y la rumana y la española como nacionalidades predominantes, Cruz Roja prestó apoyo entre enero y junio a 42 meretrices en Córdoba, 18 entre Puente Genil y Lucena y 12 en Baena.

La labor de Cruz Roja dentro del área de intervención social con ese colectivo se completa con el proyecto de acogida, atención y asesoramiento para mujeres en situación de precariedad social, del que en los primeros seis meses del año se beneficiaron 142 féminas.

Financiado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, se trata de un recurso con el que la entidad proporciona atención directa, inmediata, personalizada e integral a las mujeres que se encuentran en condiciones precarias en el ámbito social, laboral y/o económico, así como en otros aspectos de sus vidas.

Mediante la elaboración de un estudio y un diagnóstico social, se estudian y se acuerdan entre Cruz Roja y la usuaria participante las intervenciones a realizar, con el fin de obtener una mejora en su calidad de vida, erradicando, o al menos, paliando, situaciones de dificultad social y/o previniendo situaciones precarias antes de que se produzcan, con lo que se contribuye a fomentar la autonomía personal de la mujer y su inserción social real y efectiva en el sistema.

Las principales actividades que incluye este proyecto son asesoramiento jurídico, orientación social y acompañamiento psicológico grupal.

De forma complementaria a toda esta labor, y ante las problemáticas añadidas que encuentran las mujeres en el mercado laboral (mayores dificultades de acceso al trabajo por cuenta ajena, y también mayores dificultades para la creación y fortalecimiento del empleo por cuenta propia, mayor índice de contratación temporal y de empleos a tiempo parcial, inferior acceso a los puestos de decisión…), la institución humanitaria ha intensificado las actuaciones dirigidas a promover la igualdad de oportunidades y la lucha contra la discriminación.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.