¿Cómo influye el deporte en nuestra vida sexual?

La práctica de ejercicio puede hacer mucho por nuestra salud, incluida la sexual, nos subraya nuestra sexóloga Marta Pérez Lindo

Marta Pérez Lindo.- Sabemos que practicar deporte es esencial para tener buena salud, pero quizás aumente nuestra motivación al saber que haciendo ejercicio también nos aporta importantes beneficios en nuestra vida sexual.

Spinning
Spinning

Un estudio reciente, Sexual desirability and sexual performance, mostraba que los hombres y mujeres físicamente activos que realizaban actividad física de forma constante tenían relaciones sexuales más satisfactorias. El 80% de los hombres y el 60% de las mujeres que hacían ejercicio dos o tres veces por semana calificaron la calidad de sus relaciones sexuales como superior a la media. Además, a medida que el número de días de ejercicio se incrementaba, también lo hacía la satisfacción sexual y el apetito sexual de cada uno de ellos.

El caso es que al realizar ejercicio físico estamos activando el sistema nervioso simpático, estimulando el flujo de sangre a la región genital, mejorando la lubricación, las erecciones y los orgasmos. Además, practicar deporte también va a permitir que nuestro cuerpo sea más flexible.

A continuación citamos algunos de los deportes más adecuados para mejorar las relaciones sexuales.

Running. Según un estudio de la Universidad de Harvard, EE.UU, dedicar media hora diaria a ejercicios aeróbicos, como correr o caminar, no solo nos ayudan a sentirnos bien y tener un cuerpo saludable, sino que disminuye en un 50% la disfunción eréctil en los hombres.

Spinning y baile. Al igual que salir a correr o a caminar, todo ejercicio aeróbico eleva los niveles de dopamina, que influye en el deseo sexual, así que solo debemos elegir el que más nos guste practicar.

Natación. Es otro de los deportes que ha demostrado la universidad estadounidense como uno de los que más beneficios aportan en nuestra vida sexual. Según el estudio realizado en EE.UU, las personas de 60 años que practicaban al menos media hora natación, tres veces a la semana como mínimo, mostraban vidas sexuales similares a cuando tenían 40 años. También se ha comprobado que practicar natación aumenta la resistencia sexual de las personas.

Yoga. Es otro deporte que ayuda a tener una buena vida sexual. En Loyola University HealthSystem, en EE.UU, se ha demostrado que cuando practicamos yoga en pareja fortalecemos la confianza, la relajación y la diversión.

Baloncesto y voleibol. Según un artículo publicado en the Journal of Sexual Medicine, se comparó jugadoras con mujeres de la misma edad y hubo una diferencia que reflejaba que las mujeres que practicaban tenían el flujo sanguíneo más elevado en el clítoris, lo que potencia la función sexual femenina.

Pilates. Es un entrenamiento físico y mental que favorecen al deseo, la excitación, la lubricación y el orgasmo. En pocos meses, las personas que hacen pilates notan todas estas mejorías en su vida sexual.

Deportes al aire libre. El contacto con el sol aumenta la producción de vitamina D, esta vitamina aumenta la testosterona, que a su vez eleva la libido y nos ayuda a tener una vida sexual más activa.

“A partir de aquí, sólo queda tomar la decisión y recordar que la práctica de ejercicio físico puede hacer mucho o casi todo por su salud, incluida la sexual.”

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.